30 octubre, 2018 | ,

Fiesta de La Luz, Ser Santos

todos los santos

El 31 de octubre nos recuerda la Fiesta de Todos los Santos, que se ha traducido en el Haloween. Pero el Haloween no es solamente una fiesta para que los niños tengan dulces y se disfracen, sino que es la Fiesta de Todos los Santos, que se celebra el 1 de noviembre.

Todos estamos llamados a la santidad, cada uno a su estilo, por eso la Fiesta de Todos los Santos nos recuerda que hay distintas formas y estados: sea casado, soltero, sacerdote, religiosa, diáconos, jóvenes, adultos, adultos mayores, o niños incluso… Todos estamos marcados por Cristo, que en cada uno quiere desarrollar un proyecto de vida con nosotros, para llevarnos -a todos- a la Vida (con mayúscula), que es el encuentro con Cristo y los hermanos.

Por eso, cuando nos ponemos un disfraz, cuando compartimos un dulce, cuando vivimos un momento de alegría, estamos siendo luz. No solamente en nuestra Fiesta de la Luz, sino que a lo largo de toda nuestra vida, porque a eso hemos sido llamados: a ser savia y luz, para amar y servir a todos, para poder encontrarnos con todos e iluminar también todos los rincones de nuestras vidas, especialmente los más oscuros.

Y así, iluminar también nuestras comunidades y que nuestras familias sean iluminadas por Cristo que nunca fallece, siempre permanece.

Que esa luz que es el amor, siempre se construya y se renueve.

Pbro. Andrés Moro Vargas
Vicario para la Educación
Arquidócesis Santiago